Cada año, las personas se concentran en lo que comen y desean ser más saludables. Por lo general, diversos tipos de productos cárnicos tienen hormonas agregadas, por lo que las personas intentan cultivar alimentos por sí mismas. Una de las fuentes de carne más populares es la carne de pollo, que se ha convertido en uno de los ingredientes predilectos de muchas recetas alrededor del mundo. Ya sea que quieras elegir la mejor carne para tu mesa o si quieres criar tus propias aves para consumo propio, estos son las mejores opciones que puedes elegir.

Los mejores tipos de carne de pollo para consumir

Pollos de engorde

La mejor fuente de carne de pollo se suele llamar pollos de engorde. Se crían específicamente por el sabor de su carne. Esto significa que son excelente opción para llevar a tu mesa. Esto se debe a que tienden a crecer más rápido de lo normal. Incluso lo hace más pronto que la variedad que se cría para poner huevos o que las gallinas de doble propósito.

Variedad de Cornish Cross

El pollo de este tipo también tiene versiones híbridas. Todos ellos funcionan bien cuando se trata de criarlos en su patio trasero para fines personales de carne. Estas aves pueden pesar alrededor de 12 libras en solo seis a ocho semanas y, dado que crecen rápidamente, no llevan estilos de vida activos y se consideran la mejor raza para carne. Este tipo de carne de pollo tiene la piel amarilla, que se vuelve dorada mientras se cocina. El macho puede pesar 12 libras mientras que la hembra llega a pesar alrededor de 8 libras. Suelen ser de color blanco, lo que es ideal para quienes quieren un pollo de aspecto tradicional.

Aves de Bresse

El pollo de Bresse es un pájaro blanco y grande, pero también puedes encontrar colores azulados, negros y grises. Generalmente, el macho llega a pesar hasta 7 libras mientras que la gallina pesa 5 libras. Tardan entre 16 y 20 semanas antes de poder ser consideradas para comer.

Esta variedad, puede ser muy popular y costosa. Aun así, una vez que hayas comprado sus parejas reproductoras, solo te costará la comida para criarlas. De hecho, puede compensar este costo cultivando comida para las gallinas, dejándolas forrajear y dándoles sobras de la mesa como lechuga, cáscaras de sandía y fresas. Esta carne de pollo es deliciosa y se vende en un buen precio.