Jugos, sopas, batidos: una dieta líquida reemplaza todas tus comidas con, bueno, líquidos. Se promociona como una forma rápida de perder peso, reducir la hinchazón y aliviar los problemas digestivos, pero ¿es saludable?

dieta líquida

Las dietas líquidas prometen pérdida de peso, mejorar nuestro IMC, desintoxicación y limpieza. Desde batidos de proteínas hasta jugos prensados ​​en frío, afirman tener una solución, aunque costosa, para sus preocupaciones y problemas de salud. ¿Deberías probar una dieta líquida? Depende de tus objetivos y de cómo lo hagas.

¿Qué es una dieta líquida?

Una dieta líquida consiste solo de líquidos en lugar de alimentos sólidos. Esto incluye jugos y batidos caseros o comprados en la tienda, batidos de proteínas caseros, batidos de proteínas prefabricados y reemplazos de comidas líquidas comprados en la tienda. Puede reemplazar todas las comidas y refrigerios con líquidos o hacer una dieta líquida parcial, comiendo también algunos alimentos sólidos.

Algunas compañías tienen “limpiezas de jugo” específicas con diferentes fases que puede comprar. Otros ofrecen una variedad de reemplazos de comidas líquidas para elegir en función de sus objetivos. Sin embargo, estos pueden ser costosos y generalmente deben comprarse y enviarse por correo.

Razones para seguir esta dieta

Razones médicas

Algunas personas siguen esta dieta a corto plazo por razones médicas, como dificultad para tragar o un problema intestinal. Es difícil defender la dieta en la mayoría de los casos, sin embargo, la única excepción sería cuando se trata el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado.

Esta es una condición cada vez más común dado el uso generalizado de PPI [medicamentos inhibidores de la bomba de protones para la acidez estomacal], estrés crónico, uso de antibióticos y más.

No todas las personas con SIBO necesitan seguir una dieta, pero si se recomienda, debe hacerse con la supervisión de un profesional de la salud, como un médico o un dietista.

Otras razones

Las razones más populares para una dieta líquida son la pérdida de peso y las “desintoxicaciones”. 

Los reemplazos de comida líquida brindan un factor de conveniencia: toma tu batido y listo. Además, las calorías y el tamaño de las porciones se controlan, por lo que es más fácil mantenerse dentro de los objetivos de calorías si está tratando de perder peso.

Las limpiezas y desintoxicaciones de jugo han visto un aumento en la popularidad en los últimos años, pero siguen siendo controvertidas en el mundo de la nutrición. Los jugos extraídos de frutas y verduras brindan una dosis saludable de vitaminas, minerales y antioxidantes, pero sus afirmaciones de desintoxicar el cuerpo no están respaldadas por la ciencia.

Las dietas líquidas tienen pros y contras, independientemente de su razón para hacerlo.

¿Cuáles son los beneficios de una dieta líquida?

  • Pérdida de peso a corto plazo.
  • Aumento de la ingesta de nutrientes.
  • Opción de comida conveniente, controlada por porciones

Los reemplazos de comida líquida también proporcionan estructura. Seguir un plan de comidas estructurado podría conducir a una mayor pérdida de peso que un programa de nutrición estándar.

¿Cuáles son los riesgos?

  • Sentirse mareado o mareado
  • Muy pocas calorias
  • Falta de nutrientes importantes.
  • No sostenible a largo plazo
  • Falta de saciedad
  • Costoso

La mayoría de las personas no pueden durar más de unos pocos días antes de ceder a todo lo que estaban restringiendo, lo que solo lleva a comer en exceso, a la culpa y a recuperar el peso que perdió.

¿No estás seguro si una dieta líquida es adecuada para ti? Habla con un dietista, que puede guiarte a través de los pros y los contras en función de tus objetivos. Si eliges hacerlo, opta por bebidas que contengan proteínas, carbohidratos y grasas para ayudarte a mantenerte lleno. 

Intercambiar jugos por batidos caseros puede ayudar. Considera tomar una comida líquida por día en lugar de las tres. Y no permanezcas en la dieta líquida por mucho tiempo.