Hace un buen tiempo que conocemos el Xbox Series S, una opción más compacta y con precio más asequible. Misma que en poco tiempo se ha destacado como una buena opción; ya que la experiencia de juego es casi idéntica a la que encontramos en la Serie X.

Como amante de los videojuegos decidir entre un Xbox serie X o esta opción puede ser muy complicado. Pues puedes llegar a considerar que el nivel entre estas consolas no se podría comparar (por algo la diferencia de precios).

Xbox sin necesidad de discos

Olvídate del miedo a perder un disco, rayarlo o romperlo porque si compras un Serie S, todos tus juegos se vuelven digitales. Esto significa que descargarás todos los títulos que más te gusten en lugar de obtener copias físicas. La consola ofrece 364 gigabytes de almacenamiento, por lo que, deberás borrar algunos para dejar espacio para nuevos títulos después de un tiempo. Puedes olvidarte de ir a una tienda o esperar a que DHL toque tu puerta.

Acceso a una gran cantidad de títulos con Game Pass

Game Pass es la mejor oferta en juegos y hay una buena razón para ello. Juegos como Rainbow Six Siege, Halo, Batman Arkham Knight y No Man’s Sky forman parte de su catálogo. Además, ahora hay más juegos a través de EA Play que incluye grandes títulos como Star Wars Jedi Fallen Order, Fifa, Madden Battlefield y más. En pocas palabras, si compras una Xbox Series S y te registras para obtener una suscripción a Game Pass, tendrás un montón de juegos sin tener que gastar mucho dinero.

Relación costo-beneficio en Xbox serie S

La razón más importante para comprar un Xbox Series S es el valor de la consola. En este momento, la PS4 y el Xbox One X cuestan un poco más que este modelo de nueva generación. Además, en una lista de las 10 consolas más baratas de todos los tiempos, la Serie S se encuentra en la segunda posición.