Es normal que pensemos en mejorar nuestro jardín, pues es un espacio que toda la familia disfruta. Es el sitio donde podemos relajarnos de nuestras tareas diarias y respirar un poco de aire fresco en nuestro propio hogar. Si dentro de tus planes está comprar muebles de jardín o patio, es necesario comprender cuál es la mejor madera para este tipo de artículos.

Primero tienes que preguntarte, qué es lo que quiero hacer en mi jardín. Tal vez quieras entretenerte, relajarte o disfrutar de un momento familiar de calidad. Quizá, todos ellos de vez en cuando.

¿Qué tipo de muebles de exterior es la mejor opción para mí?

Estos pueden fabricarse de una gran variedad de materiales, pero los muebles de madera son difíciles de superar por su calidez y belleza. Pero ¿cuál es la mejor madera para muebles de exterior? Saber esto requiere de mucha investigación y de visitar muchas tiendas. Pero nosotros te ayudamos a saber qué maderas son las ideales para tu jardín.

Tipos de madera para tus muebles de jardín

Cedro: El cedro es una excelente opción de madera para los muebles de exterior, ya que es resistente a la descomposición y, por lo tanto, durará mucho tiempo. Con el tiempo, se desgastará de forma natural hasta adquirir un hermoso color gris plateado. Al ser liviano, es excelente cuando se usa para pérgolas u otras estructuras de jardín similares. Es fácil de cortar y pegar con pegamento. Funciona bien con clavos y tornillos.

Secoya: esta madera es como la de cedro, resiste la descomposición y es duradera como mueble para exteriores. Su color rojo óxido es muy atractivo, pero no es fácil de conseguir, por lo que resulta más caro. Es un material fácil de cortar, sujetar y pegar, lo que lo convierte en una delicia para los carpinteros. Se ve hermoso si lo dejas a la intemperie naturalmente o si aplicas una capa de barniz para preservar su color natural.

Roble blanco: el roble tradicional no es una buena opción para muebles de exterior, pero su primo, el roble blanco, es una excelente opción. Entre las mejores maderas para uso en exteriores, el roble blanco es denso, pero también es duradero y resistente. Es de color claro y tiene un patrón de vetas bastante similar al roble tradicional. Aunque es caro, es difícil de cortar, dar forma y no es tan fácil de trabajar por los carpinteros.

Acacia: si eres consciente del medio ambiente, buscarás este tipo de madera. Estos árboles crecen en gran medida en muchas partes del mundo, por lo que los muebles de acacia son fáciles de encontrar. La madera de estos árboles no solo es densa, sino que también es resistente y duradera. Es rico en aceite, lo que le da un acabado lustroso, y puede soportar las plagas de insectos y la posibilidad de pudrirse.