Los patios, terrazas y otros espacios al aire libre nos atraen, especialmente cuando el clima se vuelve más cálido y también, cuando están debidamente decoradas, se suman al espacio vital de su hogar y establecen el telón de fondo para la diversión y la relajación. A continuación, te daremos consejos para comprar muebles de exterior.

Al comprar muebles para exteriores, es importante considerar varios factores, como la funcionalidad, la comodidad y los materiales, además de los conceptos básicos como el costo y el tamaño.

La compra de muebles de exterior implica un proceso similar al de la compra de muebles de interior, pero el entorno exterior conlleva algunas consideraciones especiales que deberás tomar en cuenta.

Consejos para comprar muebles de exterior

Si te interesa tener los mejores muebles para jardín en los momentos familiares mas importantes, te recomendamos utilizar los consejos que están a continuación. De esta forma nunca tendrás algún modelo de mala calidad.

  • Considera tu clima

¿Tu clima es cálido y seco, o vives cerca de la costa? ¿Llueve a menudo? ¿El sol del mediodía golpea tu espacio al aire libre? Todas estas son preguntas importantes que debes responder antes de seleccionar muebles de exterior porque la exposición al aire libre es difícil para todos los muebles, sin importar el clima.

Las condiciones cálidas y secas pueden hacer que la madera se astille y se agriete, mientras que la humedad frecuente puede promover la putrefacción. Los vientos fuertes pueden hacer volar los muebles de aluminio; El hierro no se escapará, pero tampoco resistirá el aire salado.

El sol es quizás el peor de todos. Embota y decolora la pintura, blanquea las telas y la madera y, en general, degrada el plástico y otros materiales sintéticos.

Para elegir muebles que duren, se realista acerca de las propiedades inherentes del material. El metal no se ve afectado en gran medida por la luz solar, mientras que el plástico y el caucho siempre son vulnerables al daño de los rayos UV, sin importar lo que afirme el fabricante del producto. Esto es doblemente cierto en elevaciones elevadas.

Los muebles de madera pueden venir con un acabado de calidad, aplicado en fábrica y resistente a la intemperie, pero, eventualmente, ese acabado se desgastará y se romperá, y tendrás que volver a darle acabado a la madera o reemplazar los muebles. Piensa en cómo se verán los muebles dentro de cinco, diez y veinte años.

  • Mide tu espacio exterior

Considera la cantidad de espacio que tienes y su forma. ¿Es un balcón largo y estrecho o una terraza amplia y ancha? Al igual que amueblar una sala de estar o una habitación familiar, usa el área y la forma de su espacio al aire libre para determinar el tamaño de tus muebles de exterior y las posibles agrupaciones que se adaptará.

Lo más importante es asegurarse de dejar suficiente espacio alrededor de sus muebles para caminar cómodamente. Aplica los mismos principios para el flujo del tráfico que usarías en interiores.

Para un espacio pequeño, un juego de mesa de bar puede funcionar mejor que un juego de comedor normal, porque las mesas de bar son más estrechas y los taburetes ocupan menos espacio que las sillas. También puedes echar un vistazo a las mesas y sillas de café o bistró, ya que tienen un perfil más pequeño.

Antes de salir a comprar muebles, haz un bosquejo rápido del espacio, mide sus dimensiones y anótalas en el dibujo. Lleva el dibujo y una cinta métrica a la tienda.

  • Determina dónde colocarás los muebles

¿Tu patio o espacio al aire libre está expuesto a los elementos, o tiene alguna cubierta superior? ¿Descansarán tus muebles sobre suelo blando y césped o sobre una superficie dura, como una terraza de madera o un patio pavimentado? Esto te ayuda a elegir materiales que combinen bien con tu entorno.

Por ejemplo, no coloques maderas blandas como el pino sobre una superficie cubierta de hierba y en un área expuesta. La humedad del suelo puede hacer que la madera se pudra y también puede provocar la corrosión de algunos metales.

  • Presta atención a la comodidad

Utilizarás tus muebles de exterior para relajarte, así que asegúrate de que sea cómodo. Si las sillas y los salones no vienen con cojines, siempre puedes comprar o hacer tus propios cojines y almohadas. Asegúrate de elegir o usar tela para exteriores de buena calidad que sea resistente a la decoloración y al moho.

Al comprar cojines, ten en cuenta que los muebles en sí durarán más que cualquier tapizado y es probable que reemplaces las almohadas una o más veces durante la vida útil de tus muebles. La tapicería y las telas mantendrán su mejor aspecto si las guardas cuando no las usas. Guárdalos después de cada uso, si puedes, pero guárdalos siempre fuera de temporada.

Además de las cómodas sillas, las piezas como las tumbonas, las mecedoras y los sillones reclinables también son ideales para relajarse al aire libre. Asegúrate de probar tus muebles antes de comprarlos. Para estirarte, es posible que también desees mirar las hamacas y las tumbonas.

  • Proporcionar espacio de almacenamiento

Asegúrate de tener espacio para guardar tus muebles de exterior para el invierno, o al menos para las almohadas y otros artículos de tela. A veces, las cubiertas de los muebles no brindan suficiente protección, especialmente para materiales como el mimbre.

Ten ese espacio de almacenamiento o compra algo que puedas usar en el interior durante los meses de invierno. Si tienes un espacio de almacenamiento realmente limitado, considera los muebles de exterior que se pliegan.

  • Considera tu presupuesto

Al final, tu presupuesto determina lo que puedes comprar, pero es aconsejable comprar los mejores muebles que puedas pagar, ya que los muebles de calidad ofrecen más valor que los productos baratos que no durarán. Si estás economizando, existen algunas opciones para asegurarte de obtener la mejor calidad por tu dinero.

Compra muebles de exterior a finales de julio y agosto, a medida que se acerca el otoño. Aquí es cuando es más probable que tengan descuento, pero aún están disponibles (no encontrarás ninguno a la venta en invierno).

Considera materiales que sean menos costosos, pero aún duraderos, como el aluminio o la resina de alta resistencia, o busca maderas menos costosas.

Consulta las ventas de garaje o las tiendas de segunda mano y compra la mejor calidad que puedas encontrar. Los muebles de exterior a menudo no hacen el corte en la camioneta de mudanzas, por lo que comúnmente se venden de segunda mano. Ten en cuenta que siempre puedes pintar o recabar muebles usados, y puedes vestirlos fácilmente con cojines y almohadas nuevas.

Te recomendamos leer: LA MEJOR MANERA DE BEBER WHISKY