Durante la pandemia, comenzamos a comprar de una manera completamente diferente. El viaje semanal al supermercado, la carrera al carnicero después del trabajo, los viajes quincenales para comprar víveres y al mercado asiático, que almacena la buena marca de aceite de sésamo, todo eso están siendo reemplazados por las mejores apps y plataformas de despensa a domicilio. La recomendación personal es agradable, pero las compras en línea son, sin duda, son más convenientes.

Beneficios de realizar la despensa a domicilio

Un beneficio adicional es que puedes evitar visitar el supermercado, lo que te permite optimizar tiempo. Los servicios de entrega en línea que se especializan en la entrega de alimentos pueden ayudar a aquellos que siguen una dieta específica, desean una marca particular de cualquier tipo de alimento o prefieren ingredientes de origen que requieren de que asistamos a una tienda específica para conseguirlo. En todo este tipo de cosas es que nos ayuda hacer nuestra despensa a domicilio.

Ejemplos de tiendas en línea que te brindan ingredientes de origen

Weee!

Una plataforma para hacer despensa a domicilio enfocada en comida asiática y latina. Es tan divertido de usar y pronunciar como sugiere su nombre. Desde tocino de cerdo hasta peras chinas. Puedes recibir ingredientes frescos al día siguiente en docenas de ciudades ingresando tu código postal en la página de inicio del sitio web.

Fideos instantáneos como el indonesio Mi Goreng, están dentro de su catálogo. Esta sencilla mezcla de curry japonés; y la salsa barbacoa taiwanesa dulce y salada que transforma cualquier carne o verdura en la cena. Estos ingredientes siguen siendo elementos básicos de la alacena que puedes tener en tu casa. No necesitas crear un usuario en esta plataforma de despensa a domicilio y puedes disfrutar de una gran cantidad de productos.

Hive

Esta plataforma de despensa a domicilio hará que sea muy fácil mostrar tu apoyo a las empresas que creo que están haciendo un trabajo bueno e importante. Examinan cuidadosamente los impactos sociales y ambientales, así como la calidad y el sabor de los productos y productores que llevan.

Cada vez que agregamos un producto a tu carrito de compras, aparece una pequeña pancarta que explica cómo se hizo ese frasco de pepinillos sin desperdicios de productos, o que tu nueva mezcla para hornear favorita fue hecha por mujeres que habían tenido dificultades para encontrar trabajo debido a su educación y antecedentes personales. ¿Mis compras de comestibles en línea están salvando el mundo? Bueno, lo dudo, pero al menos no me siento culpable por comer cualquier pastelillo.