En el mundo dinámico y acelerado de hoy, mantener una dieta saludable a veces es más fácil de decir que de hacer. Para que empieces, es importante examinar la variedad de dietas saludables para descubrir cuál es la mejor para ti.

Consejo rápido: Sabías que ahora puedes hacer el super en tu casa, lo que te permitirá llevar frutas, verduras y muchos otros ingredientes para tu alacena hasta la puerta de tu hogar.

No importa lo difícil que pueda parecerte algunos días, es posible seguir una dieta saludable y ni siquiera significa que debas renunciar a tus comidas favoritas

9 formas de mantener una dieta saludable

1. Consume una dieta rica en alimentos integrales

Los alimentos integrales son aquellos que han sido mínimamente procesados, como:

  • frutas
  • verduras
  • legumbres
  • cereales integrales
  • nueces y semillas
  • huevos y lácteos
  • proteínas animales frescas

Los alimentos integrales son ricos en fibra, vitaminas, minerales y fitonutrientes que ayudan a mantener un intestino sano y reducen el riesgo de enfermedades crónicas como la obesidad y la diabetes

2. Piénsalo dos veces antes de hacer una dieta de choque

Una de las preguntas más importantes que debe hacerse al comenzar una dieta saludable es: “¿Puedo mantener esto a largo plazo?” Si la respuesta a esa pregunta es no, podría embarcarse en una dieta de choque.

A menudo, los hábitos saludables que se inculcan al comer una dieta nutritiva terminan siendo más importantes a largo plazo que la cantidad de peso que se ha perdido en un corto período de tiempo.

3. Apóyate de profesionales para comenzar

En pocas palabras, adoptar una dieta saludable puede resultar intimidante y desafiante. Hay tantas dietas para elegir que puede sentir que ni siquiera sabe por dónde empezar. 

Muchos profesionales capacitados pueden ayudarte a encontrar el mejor camino para ti. Un dietista registrado puede ayudarte a navegar por los planes de alimentación, los grupos de alimentos y tus necesidades diarias de nutrientes.

4. Aprende la dieta adecuada para ti 

No es raro oír hablar de las dietas descritas como las “más saludables”. Sin embargo, ninguna dieta funciona mejor para todos. Cada uno de nosotros vivimos en un conjunto único de circunstancias influenciadas por la genética, nuestra salud, trabajo, familia, tradiciones culturales y más.

Ninguna dieta puede dar cuenta o adaptarse perfectamente a tantos factores individuales. Al final, la “mejor” dieta saludable para ti es la que te hace sentir mejor y con la que puedes seguir a largo plazo.

5. Rodéate de alimentos saludables

En los últimos años, los investigadores han descubierto que las personas de todo el mundo están comiendo muchos alimentos ultraprocesados,éstos son aquellos que han sido elaborados mediante procesamiento industrial. 

Contienen aditivos como edulcorantes, espesantes, estabilizadores y otros ingredientes que hacen que los alimentos duren más y tengan mejor sabor. Algunos ejemplos ​​incluyen comida rápida, cenas congeladas y jugos y refrescos endulzados con azúcar.

6. Mantén bocadillos a la mano

A menudo, son los momentos en los que nos sentimos más hambrientos y tentados con un sabroso manjar que nos olvidamos de los planes de alimentación saludable que teníamos en mente para el día.

Tener a la mano bocadillos nutritivos y abundantes es una excelente manera de mantener a raya los antojos hasta su próxima comida completa.

Algunos bocadillos con alto contenido de proteínas y fibra pueden ayudarlo a sentirse lleno son son:

  • frutas y verduras frescas
  • yogur
  • Palomitas
  • huevos duros
  • nueces mixtas y mantequillas de nueces
  • hummus o garbanzos asados
  • galletas integrales

7. Saborea tus comidas favoritas

¿Alguna vez ha sentido que hay un alimento sin el que no puede vivir? Afortunadamente, ¡no tienes que hacerlo! Privarse de los alimentos que ama y anhela en realidad puede terminar siendo contraproducente.

En lugar de renunciar por completo a los alimentos menos nutritivos que le gustan, intenta comerlos solo ocasionalmente mientras practica el control de las porciones.

8. Evita un enfoque de todo o nada

Un pensamiento de todo o nada puede sonar algo así: “Bueno, ya arruiné mi dieta del día al comer ese pedazo de pastel en la fiesta de la oficina antes, así que podría olvidar mis planes de cocinar en casa esta noche y, en su lugar, comprar comida para llevar “.

De hecho, tener una alta autoestima y confianza en tu capacidad para tomar decisiones saludables tiende a estar asociado con mejores resultados de salud, así que no permitas que un pequeño tropiezo te deprima.

9. Controla tu progreso

El autocontrol es una forma fácil y eficaz de realizar un seguimiento de su progreso por su cuenta, como llevar un diario de los alimentos que consumes cada día o una aplicación que rastrea los detalles de tu ingesta diaria de calorías, peso, niveles de actividad.

Mide tu progreso para evaluar si tus esfuerzos están teniendo las consecuencias esperadas. No tienes por qué registrar todas las calorías en una aplicación. Controlar tu cuerpo puede ser suficiente para seguir una dieta nutritiva.

Te recomendamos leer: PRODUCTOS DE DESPENSA EN LÍNEA PARA AÑO NUEVO.

Tags: