Elegir entre un árbol de Navidad real y uno artificial puede ser una decisión difícil. Sin embargo, conocer las ventajas y desventajas de ambos tipos de árboles puede ayudarlo a tomar una decisión más fácil.

Entonces, aquí están los pros y los contras de los árboles de Navidad artificiales y reales:

Ventajas de los árboles de Navidad artificiales

  • Puede reutilizarlos durante muchos años, lo que le permite ahorrar dinero a largo plazo.
  • Son fáciles de instalar, desmontar y almacenar.
  • No se requieren agujas para regar y aspirar porque no están vivas.
  • La mayoría de los árboles son ignífugos.
  • La mayoría de los árboles artificiales se ven tan atractivos como los árboles reales.
  • No provocan alergias.

Contras de los árboles artificiales

  • Pueden ser vulnerables a incendios causados ​​por velas desatendidas y fallas eléctricas.
  • El PVC y los productos químicos son los materiales principales que componen estos árboles. Estos materiales pueden ser dañinos para las personas y el medio ambiente.
  • No son reciclables ni biodegradables, y su producción aumenta la huella de carbono.

Ventajas de los árboles de Navidad reales

  • Liberan el aroma natural de pino fresco que evoca recuerdos de Navidades pasadas.
  • Hay miles de programas de reciclaje de árboles en los EE. UU.
  • Los árboles de Navidad reales son biodegradables.
  • Las ramas de un árbol de Navidad seco y usado se pueden usar como leña para una fogata al aire libre.
  • Si no es un árbol cortado, puede replantarlo y usarlo el próximo año.

Contras de los árboles reales

  • Los costos incurridos: comprar uno cada año.
  • Hay que regarlas a diario para mantenerlas frescas y aumentar su resistencia al fuego.
  • Pueden albergar moho, hongos o insectos.
  • Por lo general, son más propensos a los incendios, especialmente si no los mantiene hidratados.
  • Los pesticidas tóxicos se utilizan generalmente para ayudar a que estos árboles crezcan.

Recuerde lo siguiente

Recuerde que la elección de cualquier árbol depende de los gustos que tenga cada individuo; además de ayudar a recordar por generaciones una de las mejores temporadas decembrinas que sin duda, marcan nuestra vida para siempre.