Un sofá blanco puede dar a una habitación una estética elegante o moderna, y crea un aura de calma y relajación. Si tienes un sofá blanco y necesitas limpiarlo después de un percance, es posible que entres en pánico. Sin embargo, no temas, porque es posible mantener limpio un sofá blanco con las herramientas adecuadas.

Consejo: Recuerda que ahora puedes obtener los artículos de hogar y toda la alacena utilizando alguna app disponible en las tiendas de aplicaciones. Esto te ahorra mucho tráfico. 

Limpiar la tela blanca del sofá

Si está buscando un limpiador de sofá blanco, comience con lo básico. Si la mancha aún está húmeda, usa una toalla de papel húmeda para secar (no frotar) la mancha tan pronto como aparezca. 

Asegúrate de que el agua que estás usando esté fría, ya que el agua caliente puede fijar la mancha. Si esto no está resultando efectivo, también puedes usar un poco de jabón para platos. Si la mancha ya se ha secado, debes aspirarla tan pronto como la notes.

Dependiendo de la tela con la que esté hecho tu sofá, puedes probar con lejía para las manchas difíciles, pero asegúrate de leer primero las instrucciones del fabricante. Si no tiene ninguna información sobre tu sofá, deberías optar por no usarlo. 

Además, ten en cuenta que la lejía puede provocar la decoloración de la tela y, si bien la mancha puede desaparecer, es posible que el blanco no coincida con el blanco del resto del sofá.

Una herramienta de limpieza casi milagrosa para muchas manchas oscuras en telas claras es la soda. Aplica una pequeña cantidad sobre la mancha tan pronto como la notes y deja que la carbonatación oxide la marca. 

Seca la mancha y continúa con este proceso hasta que la mancha desaparezca. Frotar sal en las manchas de vino tinto puede tener el mismo efecto.

Cosas que necesitará

  • Toallas de papel
  • Jabón para platos
  • Blanqueador
  • Club soda
  • Sal
  • Bicarbonato de sodio
  • Maicena
  • Cubierta protectora
  • Vacío

Te recomendamos leer: BUÑUELOS DE COLINABO.