Ya sea que lo haga por comodidad, velocidad, ahorro de tiempo o deporte, las compras en línea han hecho que sea increíblemente fácil comprar lo que necesitamos (y lo que no) con solo unos pocos clics. Aunque poder recibir prácticamente cualquier cosa en la puerta de su casa puede ser un gran beneficio, especialmente si está enfermo o no puede salir de su casa, también puede hacer que sea demasiado fácil gastar de más.

Aprovecha las fechas de descuentos especiales, como el Hot Sale o el Buen fin. Es posible encontrar promociones en casi todo tipo de productos y servicios.

Ya sea que esté comprando ropa, artículos de limpieza, muebles, videojuegos, artículos esenciales para mascotas o cualquier otra cosa, aquí hay seis consejos que lo ayudarán a comprar en línea de manera más consciente, para que pueda disfrutar de esta conveniencia moderna sin arruinar su presupuesto.Abandone su carrito por uno o dos días.
Existe una razón por la que las ventas se anuncian como ofertas de “tiempo limitado”. La urgencia que se crea en estas ventas flash tiene como objetivo convencerlo de que compre algo que realmente no necesita, o al menos, no necesita en este mismo momento.

Adquiera el hábito de agregar cosas a su carrito (para obtener la emoción de comprar), pero luego, tómese un día para comprobarlo: ¿realmente quiere o necesita esto en este momento?

Puede parecer increíble en línea, pero ¿es algo que realmente usaría? ¿Encaja en el contexto de su vida diaria? ¿El costo por uso justifica el gasto, o es mucho dinero para algo que podría usar solo una o dos veces? ¿Lo está mirando solo porque un anuncio de Facebook bien posicionado le llamó la atención, o es algo que realmente ha estado queriendo o necesitando? ¿Tiene otros objetivos de ahorro que preferiría priorizar sobre esta compra?

A veces, es posible que desee comprar algo porque el objeto representa algo que aspira a ser, no necesariamente quién es en este momento, por ejemplo, comprar un proyector para albergar noches de películas artísticas en su casa. Pero la verdad es que es posible que no tenga una pared adecuada para proyectar películas, o que solo haya organizado una fiesta en su casa en los últimos cinco años y, de manera realista, no será la sede de otra durante otros cinco años.

Date un respiro para asegurarte de que sea algo que agregue valor a tu vida y que lo uses bien. Si, después de 24 horas, todavía se siente bien, entonces hágalo (¡después de seguir el resto de estos consejos!).