Las familias pueden ahorrar dinero y consumir menos cuando compran en el supermercado de la ciudad si utilizan ciertas metodologías.

Conozca los precios de los productos en el supermercado

Debe comprender los precios para determinar si la oferta es buena o no. Los supermercados a veces suben los precios antes de bajarlos.

Conozca los artículos que nunca debe comprar y exceder

Examine qué productos no debe comprar en grandes cantidades para aprovechar los descuentos. Pueden ser snacks, que los menores consumen rápidamente, o licores, que los adultos consumen por la misma razón. 

Seleccione productos con una rotación más alta en el supermercado

Las personas que aprovechan las promociones de las tiendas son conscientes de que las mejores ofertas son en productos que se usan rápidamente. En consecuencia, es preferible comprar productos empacados de tamaño regular a los de tamaño familiar.

Cuide la fecha de caducidad

Calcule el tiempo que tardará en consumir los productos si compra en grandes cantidades. Los alimentos perecederos deben manipularse con especial cuidado. Los productos de baño y limpieza, por otro lado, pueden llegar a durar más.

Considere checar detalladamente su ticket o factura de compra de forma regular.

Examine cuidadosamente sus tickets al final de sus compras para asegurarse de que se aplicaron sus promociones y de que los precios fueran los que estaban exhibidos en tienda.

No compre más de lo que está acostumbrado.

Para ahorrar dinero, debe haber una regla rigurosa en el hogar y un rechazo a consumir los productos ubicados en las estanterías.

Evite ir al supermercado por poca mercancía

Los que saben cómo comprar, aconsejan evitar ir a las tiendas para comprar algunos artículos porque acabará comprando otros que no necesita tanto: una botella de vino con descuento, pan y galletas para una comida sin presupuesto. Así que es preferible comprar en una tienda lo que falta, aunque sea un poco más caro.

Solo compre lo que requiera

Si no está acostumbrado a comer determinados productos gourmet, no deje cautivarse por esas promociones, por muy atractivas que sean, a menos que quiera gastar más dinero.

La razón principal es simple: ahorrar dinero aprovechando los descuentos, también es posible.