Un regulador de voltaje genera una corriente de salida fija de una magnitud preestablecida; misma que permanece constante independientemente de los cambios en el voltaje de entrada o las condiciones de carga. Hay dos tipos de reguladores de voltaje: lineales y de conmutación.

Conoce más de los diferentes tipos que existen de un regulador de voltaje

Un regulador lineal emplea un dispositivo de paso activo (BJT o MOSFET) (serie o derivación) controlado por un amplificador diferencial de alta ganancia. Compara el voltaje de salida con un voltaje de referencia preciso y ajusta el dispositivo de paso para mantener un voltaje de salida constante.

Mientras que un regulador de voltaje de conmutación convierte el voltaje de entrada de CC en un voltaje conmutado aplicado a un interruptor MOSFET o BJT de potencia. El voltaje de salida del interruptor de alimentación filtrado se retroalimenta a un circuito que controla los tiempos de encendido y apagado del interruptor de alimentación. Esto para que el voltaje de salida permanezca constante independientemente de los cambios en el voltaje de entrada o la corriente de carga.

¿Cuáles son las aplicaciones habituales de los reguladores lineales y de conmutación?

La disipación de potencia del regulador lineal es directamente proporcional a su corriente de salida para un voltaje de entrada y salida determinado; por lo que las eficiencias típicas pueden ser del 50 % o incluso inferiores. Usando los componentes óptimos, un regulador de conmutación puede lograr eficiencias en el rango del 90%.

Sin embargo, la salida de ruido de un regulador lineal es mucho menor que la de un regulador de conmutación con los mismos requisitos de voltaje y corriente de salida. Por lo general, el regulador de conmutación puede impulsar cargas de corriente más altas que un regulador de voltaje de tipo lineal. Conoce más acerca de estos dispositivos en este blog y disfruta de una corriente limpia y estable para tu casa u oficina.