El nombre lo dice todo, los reguladores de voltaje son una herramienta fundamental para conseguir una corriente eléctrica estable. Ejemplo de ello es la batería de tu automóvil que se carga con el alternador; también el tomacorriente de nuestros hogares que proporciona toda la electricidad que necesitamos. Nuestro el teléfono celular que probablemente tengamos a la mano cada minuto del día; todos requieren un voltaje específico para poder funcionar.

Las salidas fluctuantes que saltan de ± 2 V pueden causar un funcionamiento ineficiente y posiblemente incluso dañar sus dispositivos de carga. Hay una variedad de razones por las que puede ocurrir una fluctuación de voltaje: condición de la red eléctrica, otros aparatos que se apagan y encienden, la hora del día, factores ambientales, etc. Debido a la necesidad de un voltaje constante, los reguladores cada vez son más necesarios.

¿Cómo funcionan los reguladores de voltaje?

Los reguladores de voltaje son circuito integrados que proporcionan un voltaje de salida fijo constante independientemente de un cambio en la carga o el voltaje de entrada. Pueden hacer esto de muchas maneras dependiendo de la topología del circuito interno; sin embargo, con el fin de mantener este proyecto básico, nos centraremos en los reguladores lineales. Un regulador de voltaje lineal funciona ajustando automáticamente la resistencia a través de un circuito de retroalimentación. Teniendo en cuenta los cambios tanto en la carga como en la entrada, todo mientras mantiene constante el voltaje de salida.

Dependiendo de la aplicación, los reguladores de voltaje también pueden necesitar un mayor enfoque para mejorar otros parámetros, como el voltaje de ondulación de salida, la respuesta transitoria de carga, el voltaje de caída y el ruido de salida. Las aplicaciones como los proyectos de audio son más sensibles al ruido y la interferencia, por lo que se requerirá un filtrado adicional, especialmente en los reguladores de conmutación donde la ondulación de salida puede ser significativa.