El descanso al dormir es una de las cosas a las que siempre restamos importancia. Muchas veces pagar más por algo no significa que vaya a hacer mejor su función y menos en algo tan personal como una cama. A continuación te mostramos los aspectos imprescindibles a la hora de <strong>elegir tu colchón.</strong>

Material del colchón

Hay muchos materiales, tanto naturales como sintéticos, que se utilizan para fabricar colchones, sin embargo, ninguno es mejor que otro. Los más utilizados actualmente son la viscoelástica, los muelles ensacados y el látex.

En realidad, lo más normal es encontrar varias capas: muelles con una capa de viscoelástica, látex con lana y algodón, entre otros. Estas son las diferencias:

  • Viscoelástica: Es una buena opción si duermes de lado o si sufres de dolor de espalda, problemas musculares o articulares. Es un tipo de espuma de alta calidad que reacciona al calor corporal amoldándose para reducir la presión, produciendo una agradable sensación de acogida.
  • Muelles: Son ideales para personas calurosas, ya que son los que mejor ventilación aportan. Ofrecen una independencia de lechos óptima que no transmite el movimiento. El precio dependerá de la cantidad de muelles y de la calidad de los materiales que los recubren.
  •  Látex. Es una gran opción para personas que se mueven mucho durante la noche y para camas articuladas. Además, este material es ideal para personas alérgicas y asmáticas, ya que los ácaros no pueden anidar en él.

Tamaño

La longitud dependerá de tu altura. Para asegurar tu comodidad, el colchón debe medir de 10 a 15 cm más que tú. Si van a dormir dos, la persona más alta es la que servirá como referencia.

El grosor debe ser de, al menos, 15 cm para garantizar un buen descanso.

Finalmente, el ancho depende de dos aspectos fundamentales: si dormirás solo o con alguien más, y del espacio que tengas en la habitación. En general, cuanto más ancho sea el colchón, más cómodo vas a dormir.

Camas individuales: El colchón debe tener entre 90 y 110 cm de ancho para garantizar que te puedas mover cómodamente y dormir en cualquier postura sin salirte de la cama.

Camas de matrimonio: Lo normal es que tenga entre 135 y 160 cm. Si no tienes problemas de espacio en la habitación, incluso puedes plantearte la opción de una cama King size (200 cm x 200 cm). Estas camas son ideales para parejas que se mueven mucho durante la noche o si a tus hijos les gusta dormir contigo en la cama.

colchon

Firmeza

Encontrar la firmeza correcta al elegir tu colchón dependerá de características como tu peso y la postura en la que sueles dormir, pero también es un asunto muy personal que depende de los gustos y preferencias de cada uno.

Por lo general, cuanto más peso tengas, mayor firmeza deberá tener tu colchón para garantizar un soporte correcto para tu columna y el resto de puntos de presión.

También influirá en tu elección la postura en la que sueles dormir:

  •   <Si eres de los que se duerme y despierta mirando al techo, necesitarás un colchón firme.
  •   Si duermes de lado, lo ideal sería un colchón de firmeza intermedia.
  •   Si duermes boca abajo, por lo general deberías optar por un colchón poco firme, que evite malas posturas en la zona del cuello ni forzar la torsión de la columna.

Esperamos que esta información para elegir tu colchón te ayude a optar por el que se adecue a tus necesidades y así puedas tener el mejor de los descansos.