La tecnología moderna de las llantas está compuesta por una combinación entre química, física e ingeniería para brindar un alto grado de rendimiento y seguridad. Muchos neumáticos están diseñadas a medida, buscando satisfacer las necesidades específicas de uso por el fabricante de un modelo de automóvil en particular.

Cada llanta se inspecciona cuidadosamente y se toman muestras aleatorias para realizar pruebas de seguridad adicionales. Como parte de estas pruebas, los neumáticos se toman con rayos X, se cortan y examinan, además de probarse en carretera para evaluar el manejo de tracción.

¿Cuáles son los materiales empleados en la fabricación de las llantas?

Aunque el caucho es el material principal de los neumáticos, existen muchos otros. Algunas llantas se componen de hasta 200 materias primas diferentes, que se combinan con compuestos de caucho para crear los diversos componentes y tipos.

Compuesto de caucho

La composición de caucho es como preparar nuestra comida favorita. Se mezclan diferentes ingredientes para producir compuestos con características específicas. El compuesto exterior de la banda de rodadura proporciona tracción y kilometraje. Mientras que la goma ubicada dentro de la llanta se adhiere al sistema del cinturón y proporciona estabilidad. Los compuestos de caucho pueden cambiar debido a la variedad de materiales utilizados en las llantas.

Componentes de llantas

Los materiales utilizados por cada fabricante de neumáticos se eligen teniendo en cuenta la tecnología individual de cada marca. Los diferentes componentes de las llantas están diseñados para brindar beneficios relacionados específicamente con su función. Mientras se continúa trabajando con los otros componentes propios de cada tamaño, vehículo y función que se le quiera dar al momento de la venta de estos neumáticos.

El último paso de fabricación es curar el neumático

El neumático “verde” se coloca dentro de un molde y se infla para presionarlo, formando la banda de rodadura. Tambiénse imprime la información de identificación del neumático en la pared lateral. Luego se calienta a más de 300 grados Fahrenheit durante doce a quince minutos, vulcanizándolo para unir los componentes y curar el caucho. Luego se inspeccionan todas las llantas y se toman muestras de llantas al azar. Algunos se toman por rayos X, otros se cortan para buscar fallas. También se hacen funcionar con ruedas de prueba o se prueban en la carretera para evaluarlas en uso.