Las tareas aparentemente más simples son las que muchos de nosotros hacemos mal. Limpiar las ventanas de la casa puede parecer fácil, pero es mejor revisar un curso de actualización sobre cómo limpiar ventanas.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta para tener éxito con las ventanas es contar con los materiales de limpieza del hogar adecuados. Los cuales puedes conseguir fácilmente desde la comodidad de tu casa al pedirlos en línea.

Incluso cuando brilla el sol, es posible que no obtengas la máxima cantidad de luz natural en tu hogar si tus ventanas están cubiertas con una película de suciedad. Disfruta de los días soleados y vistas del exterior. Lavar las ventanas se encuentra en la parte superior de nuestra lista de limpieza de primavera.

El proceso de limpieza de ventanas es bastante fácil. Hay muchos productos comerciales de limpieza de ventanas disponibles, todos los cuales prometen impartir un “brillo sin rayas”. Pero hemos descubierto que una solución simple, una parte de vinagre blanco por dos partes de agua, es perfecta cuando se mezcla en una botella con atomizador.

Puedes elegir una solución de limpiadora comprada en la tienda o hecha en casa, pero utiliza con estos consejos y técnicas sobre cómo limpiar ventanas para que el trabajo sea rápido y fácil.

¿Cómo limpiar el interior de las ventanas?

  1. Llena un balde o una olla grande con agua limpia y fría y agrega unas gotas de jabón líquido para platos.
  2. Coloca una toalla de baño grande debajo de la ventana para atrapar cualquier derrame.
  3. Usa un paño de microfibra limpio o una esponja para pasar por la superficie de la ventana, comenzando en la parte superior y trabajando hacia abajo. No olvides limpiar también el marco, tanto por dentro como por fuera.
  4. Rocía bien la ventana con la solución de vinagre y agua, o si lo prefiere, un producto comercial de limpieza de ventanas (como Windex o cualquiera de los mejores limpiadores de vidrio que recomendamos). Otra opción es mezclar una tapa llena de amoníaco con dos galones de agua.
  5. Usando una toalla limpia y sin pelusa (o las páginas en blanco y negro de un periódico), seca la ventana por completo con un movimiento en forma de Z. También puedes usar toallas de papel limpias para secar, si prefieres.
  6. Si quedan manchas o rayas, rocía y seca nuevamente. (Las ventanas sucias generalmente requieren dos rondas de rociado y secado).
  7. Ten en cuenta que es mejor trabajar en un día fresco y nublado para que el agua jabonosa y la solución de limpieza de ventanas no se sequen.
Tags: