Es posible que te sientas abrumado cuando tengas que elegir el detergente adecuado, o tal vez estés más preocupado por encajar ese suéter en el lavado o cómo lavar tu ropa de forma general.

Para esto debes aprender desde cómo lavar la ropa, comenzando con los conceptos básicos, por ejemplo; clasificar, dosificar la cantidad correcta de detergente ,decodificar los símbolos de lavandería y tener una de las lavadoras disponibles en el mercado que ayudan a cuidar de tus prendas.

Pasos para saber cómo lavar la ropa 

Paso 1. Conoce los símbolos de tu lavadora

Puede parecer un código secreto a primera vista, pero las etiquetas de cuidado de las telas son realmente fáciles de interpretar. Estos símbolos de lavado te permiten saber antes de lavar qué ciclo usar, cómo secar e incluso qué tan alto es el ajuste de calor en una plancha que puedes usar. 

Una vez que conozcas algunos de estos símbolos de lavado universales, tu rutina de lavado se convertirá en una segunda naturaleza. Algunos de los símbolos de lavandería más comunes le mostrarán:

  • Cuándo usar un lavado frío o caliente, o algo intermedio 
  • Cuándo usar o evitar la lejía 
  • Qué prendas secar en secadora y cuáles deben secar en plano 

Debido a que los diferentes materiales tienen diferentes necesidades de lavado, es importante revisar las etiquetas de cuidado de las telas de sus prendas antes de comenzar. 

Conocer estos símbolos te ayudará a obtener los mejores resultados y preservar la vida de tu ropa. Sigue las instrucciones para aprender a leer los símbolos de lavandería de modo que pueda cuidar su ropa de la mejor manera posible.

Paso 2. Aprende a separar la ropa

Una vez que te hayas familiarizado con las etiquetas de cuidado de las telas, el siguiente paso hacia el éxito de la lavandería es la clasificación. Para obtener los mejores resultados, querrás lavar diferentes colores y telas por separado, así que para comenzar, puedes clasificar la ropa por:

  • Tonos de color
  • Peso de la tela
  • Tipo de fábrica
  • Cantidad de suciedad

Paso 3. Comprende cómo pretratar las manchas

Trata previamente cualquier ropa muy manchada o sucia. Esto ayuda a aflojar la mancha, lo que facilita su eliminación. Hay varios métodos que puedes usar, dependiendo de la mancha, pero estos dos se usan con mayor frecuencia:

  • Manchas de café, té, bayas o sudor

Vierte detergente directamente sobre la mancha. Luego frota suavemente la tela o usa un cepillo de dientes de cerdas suaves para ayudar a que el detergente penetre en las fibras, luego déjalo actuar durante unos minutos.

  • Manchas de sangre, suciedad o aceite de motor

Prepara una solución de remojo con detergente. Deja estas prendas en remojo durante unos 30 minutos antes de lavarlas.

Y hay otras manchas en las que estos métodos alternativos de tratamiento previo pueden resultar útiles: 

Paso 4. Determine cuánto detergente usar

La dosificación correcta de detergente es el siguiente factor más importante para el éxito del lavado. La cantidad correcta depende de qué tan grande sea tu carga, qué tan sucia esté la ropa, la dureza del agua y el tipo de detergente que estés usando.

La dosis correcta está impresa en casi todos los paquetes de detergente, y puedes usar la tapa para líquidos y la cuchara para polvos para medir la dosis correcta. Simplemente coloca la cantidad suficiente de paquetes de ropa en la lavadora, luego agrega la ropa y comienza el ciclo.

Paso 5. Domina cómo cargar una lavadora

Para aprovechar al máximo tu lavado (y ahorrar tiempo y energía), presta atención al tamaño del tambor de tu lavadora y al tamaño de tu carga. Dale a tu ropa suficiente espacio para dar vueltas, sin desperdiciar agua, aplicando el truco de la palma para evitar sobrecargas.

Simplemente coloque su mano en el tambor, y si su mano encaja entre su ropa y la pared del tambor, entonces tiene el tamaño de carga perfecto. Es tan fácil como eso.

Paso 6. Seleccione el ciclo de lavado adecuado

Antes de seleccionar tu ciclo, siempre verifica primero la etiqueta de cuidado. Aparte de tu detergente, la velocidad de agitación y la temperatura del agua son las que hacen que tu ropa esté más limpia. Una vez que hayas clasificado tus artículos por color o tipo de tela, elegir el ciclo correcto debería ser fácil para ti.

Paso 7. Considera cómo secar su ropa

Ahora que tienes ropa limpia y fresca, hay algunas cosas importantes que debes recordar al secarla. Es importante elegir la temperatura correcta de secado para evitar que se encojan y dañen las fibras de las prendas. Pero primero, no olvides sacar la ropa de la lavadora inmediatamente para evitar que se formen olores a humedad.

Antes de secar, revisa las etiquetas de cuidado de tus artículos. Algunos tipos de telas no se pueden secar en secadora, por lo que querrás dejar esas piezas a un lado para que se sequen al aire. 

Ahora, asegúrate de no sobrecargar tu secadora para que todas sus prendas tengan suficiente espacio para secarse. 

No olvides leer: LA GUÍA DEFINITIVA PARA COMPRAR UN COLCHÓN.