Decorar y amueblar una casa nueva es una etapa que se vive con mucho entusiasmo, pero la falta de práctica en la realización de estas tareas puede hacer que uno se sienta agotado. Por eso, queremos darte estos consejos que te harán dar en el blanco a la primera.

Todos hemos imaginado la casa de nuestros sueños. Pero la realidad es que, a la hora de afrontar la elección de los muebles para tu hogar, conseguir un estilo específico completamente adaptado a tus necesidades ya tu estilo de vida puede resultar bastante complicado: el sofá que te gusta es demasiado grande para tu salón, necesitas más espacio de almacenamiento, o simplemente se sale de su presupuesto.

Todas estas son situaciones comunes que podríanmos ayudarlo a resolver. Ya sea para una casa completamente nueva o para redecorar la que ya tienes, estos 5 consejos básicos te ayudarán a elegir el mobiliario adecuado.

1. Diseño: define tu estilo

Antes de empezar a buscar muebles, tienes que detenerte y empezar a pensar en tu verdadero estilo, el que va con tu personalidad y también con tu forma de vida. Dejarse llevar por la moda o comprar precipitadamente hará que rápidamente se canse de lo que compre y, dado que no es una inversión pequeña, tendrá que convivir con la mala elección durante bastante tiempo.

Para saber cuál es tu estilo, lo primero que tendrás que hacer es inspirarte. Si buscas algo que te guste conserva esa imagen, guarda las que realmente te gusten. Esto puede llevar a cabo un tiempo, pero es importante ganar cultura visual y criterios para saber lo que realmente te gusta.

2. Funcionalidad: analiza tus necesidades

Es un error frecuente a la hora de amueblar tu casa haciendo lo que todos: el salón tiene un sofá, una televisión, una mesa de comedor con sillas, etc. Sin embargo, lo primero que debes hacer es detenerte a pensar en cómo lo utilizas. de tu casa.

Si siempre comes en la cocina o fuera de casa, ¿es realmente necesario destinar media sala a un comedor que utilices dos veces al año? Analiza bien qué actividades desarrolladas en la zona a amueblar y cuántas horas dedicas a cada una. En base a eso, dé más importancia a unos que a otros. Tu casa debe adaptarse a ti y no tú a ella.