Los frascos de perfumes viejos y colonias muchas veces se tiran a la basura, cuando en realidad podrían aprovecharse para crear objetos decorativos originales y bonitos.

Si te gusta coleccionar botellas de todo tipo, puede que tengas guardados en casa muchos frascos de perfumes diferentes que te has ido comprando o te han regalando.

Si este es el caso y no sabes qué hacer con ellos, no te preocupes. A continuación te daremos algunas ideas para que aproveches los botes vacíos y les des una nueva vida, como elemento decorativo.

Los frascos de perfume y colonia 

Los frascos de perfume son objetos llamativos que, dependiendo de la marca o la calidad del perfume, pueden ser de una una forma u otra.

Por ello, estos se pueden reutilizar y convertir en adornos estupendos para el hogar. Además, no hay nada más placentero que convertir algo “viejo” en algo “nuevo”, y más aún si lo haces con tus propias manos.

Ideas para convertir frascos de perfumes en adornos

Para convertir frascos de perfumes en adornos solo tienes que detallarlos y dejar volar tu imaginación. ¿Qué color tiene? ¿Qué forma tiene? ¿Con qué combinaría? ¿Quieres lucirlos en conjunto, tipo colección o por separados en sitios puntuales?

Luego, podrás pensar qué te gustaría hacer con ellos, dónde lucirlos, cómo personalizarlos y así, poco a poco, irás estableciéndote un procedimiento y un objetivo en la mente.

No te preocupes si, al comienzo, después de pensar en varias alternativas desechas varias. Lo importante es que te tomes tu tiempo para decidir qué hacer y cómo aprovecharlo, con los elementos que ya tienes y los que podrías conseguir.

En caso de que te hayas quedado sin ideas, descuida. A continuación, te vamos a presentar algunas para que las puedas poner en práctica.

Además, piensa que con estas manualidades tan originales no solo te estarás involucrando en la decoración de la casa, sino también podrás aprovechar elementos que, de otra manera, no utilizarías.

Frascos de perfumes como floreros

Una de las formas más sencillas de utilizar los frascos de perfumes como elementos de decoración es transformarlos en floreros o jarrones. Para ello, sigue estos sencillos pasos:

  1. Selecciona la pieza que quieres modificar.
  2. Desmonta el tapón y, si lo incluye, su vaporizador.
  3. Introduce en el interior las flores que más te gusten. No obstante, recuerda tener en cuenta el tamaño del orificio del bote.
  4. Añade agua para que se mantengan frescas por más tiempo.

Otra opción, si no quieres poner flores naturales o hay personas alérgicas al polen en casa, es poner flores disecadas para que duren el tiempo que desees.

Terrarios

Siempre que el frasco lo permita, puedes hacer pequeños terrarios incorporándoles piedras, arena o figuras para decorarlos.

Si quieres emplear flores, usa artificiales para no tener que preocuparte de sus cuidados. No obstante, otra posibilidad es añadir agua y crear un terrario submarino.

Como ves, hay múltiples ideas para componer los terrarios. De esta manera y con pequeños gestos, lograrás crear ambientes diferentes y únicos en el hogar. 

Ambientador casero

Si eres de esas personas a las que les gusta que la casa siempre huela a limpio, lo mejor es que aproveches los botes de fragancias viejos y los reutilices como ambientadores en forma de finos palos.

De hecho, una propuesta desarrollada por varios alumnos de la Universidad Pontifica Javeriana defiende la creación de ambientadores orgánicos para evitar los gases tóxicos que desprenden los aromatizantes industriales.

Por este motivo, te enseñaremos cómo crear con pocos materiales un ambientador que emana olor de forma natural y continua. Para ello, necesitarás:

  • Alcohol.
  • Agua.
  • Aceite esencial (al gusto).
  • Palos de ratán o palillos de bambú.

Preparación

  1. Prepara la mezcla en un cuenco o tarro de vidrio.
  2. Después, añade dos partes de alcohol por una de agua y, a continuación, añade unas gotas de aceite esencial.
  3. Puedes incorporar si quieres trocitos de cáscara de limón o naranja, o si lo prefieres algunas hierbas aromáticas de lavanda, romero, tomillo o menta, por ejemplo.
  4. Añádela al frasco con cuidado (ayúdate de un embudo si lo ves necesario). Una vez dentro, introduce los palillos.

Si no encuentras los que suelen venir con los ambientadores de las tiendas, puedes conseguir los palillos que se utilizan para trinchar la carne o para hacer pinchos, y cortar sus puntas.

Una vez dentro, se empezarán a impregnar en la madera y emanará el olor creado. No obstante, acuérdate de dar la vuelta a los palillos de vez en cuando para que la fragancia se renueve y no pierda el aroma.

Si quieres que se vean de nuevo en su máximo esplendor, te damos algunas ideas más que son fáciles y llamativas.

  • Puedes rellenar el interior de los frascos con agua de coloresPara ello, te puedes servir de tintes alimenticios o diluir la pintura que más te guste.
  • Otra opción es pintar la parte exterior para darles un toque más personal.
  • Añade brillos, purpurina o perlas en su interior.
  • Si cuentas con una pistola de silicona, pega cuerdas o bolitas de colores para hacerlos más originales.
  • Cruza cintas y cordones en diferentes direcciones, tamaños y colores.

Modifica los frascos según tus gustos, la decoración del hogar o ambos (si es posible). De esta manera, disfrutarás aún más el proceso. Aunque también puedes optar por una decoración ecléctica, en la que nada combine con nada.

En cualquier caso, lo importante es que liberes la imaginación para convertir algo tan simple (como esos antiguos frascos de perfume) en verdaderas joyas de arte.