Un supresor de picos es un dispositivo que se conecta a un tomacorriente o en la línea telefónica para evitar daños a los equipos electrónicos por “picos” en el voltaje. Un término más preciso para este tipo de dispositivos puede ser supresor de transitorios. Un dispositivo típico es una caja pequeña con varias tomas de corriente, un interruptor de alimentación y un cable de 3 hilos para enchufar a una toma de pared.

¿En qué nos ayuda tener un supresor de picos en donde nos encontremos?

Un supresor de picos evita que el voltaje supere cierto umbral que pueda dañar diversos dispositivos, más o menos que no suba de 200 voltios. Los dispositivos semiconductores se utilizan para este propósito. La línea de alimentación hace un tope efectivo a tierra eléctrica para pulsos transitorios que puedan exceder este umbral. Mientras que el flujo de corriente normal de 60 Hz no se ve afectado.

Para que el supresor funcione, se debe utilizar una conexión de alimentación de CA de 3 hilos. Los adaptadores “tramposos”, que permiten el uso de aparatos de 3 hilos con tomacorrientes de 2 hilos o cables de extensión; los cuales, anulan la conexión eléctrica a tierra y hacen que la mayoría de estos aparatos no consiga el objetivo de regular el voltaje.

¿Dónde es recomendable usar este tipo de dispositivos?

Es recomendable utilizar un supresor de picos principalmente con todo el hardware informático y electrónico basado en semiconductores; incluidos periféricos como impresoras, monitores, unidades de disco externas y módems. Pero no se debe confiar en el supresor para brindar protección contra picos en el voltaje inducidos por rayos. El procedimiento más seguro, aunque sea un inconveniente, es asegurarse de que todo el hardware susceptible esté enchufado en la caja del supresor y desconectar el cable de alimentación principal del supresor. Cuando el equipo no esté en uso si vive en un área propensa a tormentas eléctricas.