Todos pierden algo de cabello a lo largo de su vida. Sin embargo, cuánto pierdes y qué tan rápido depende de tu genética y la rutina de cuidado del cabello que lleve a cabo diariamente.

Afortunadamente, los científicos han hecho un gran progreso en los trasplantes capilares en términos de proceso y un resultado de aspecto natural, además de desarrollar fórmulas nuevas para los productos capilares con los que cuidamos nuestro cabello.

Por supuesto, algunas personas están completamente contentas con perder cabello y mecer una cúpula afeitada o gustan de donar sus cabelleras.

Pero esta guía es para los que notamos una constante pérdida y queremos parar el problema de una vez.

¡Sigue estos consejos para prevenir y detener su caída! 

Y recuerda que en caso de presentar síntomas más severos como caída excesiva, irritación en el cuero cabelludo y comezón, debes acudir al médico para que te haga el diagnóstico apropiado.

Obtén el corte correcto

Los barberos suelen reírse cuando les mostramos una foto de una celebridad y les pedimos el mismo peinado.

No porque no parezcamos actores y atletas de la lista A, sino porque 99 de cada 100 veces, tenemos formas de cabeza o patrones de cabello ligeramente diferentes a las de aquellas personas cuya imagen proporcionamos.

No hay dos personas que usen el mismo estilo de la misma manera. Todo se reduce a la línea del cabello, la densidad de cada hebra, la densidad de todos los pelos juntos, el tipo de cabello, etc.

E incluso si encontraste un corte de pelo que se adaptaba perfectamente a ti durante 10 o 20 años, bueno, ahora las reglas han cambiado. Tus variables han cambiado. Tu línea del cabello o densidad ha cambiado.

Así que es hora de un nuevo corte que ayude a sacarle todo el provecho a la forma de tu cara y despoje tu cabello de las puntas abiertas.

Bájale al estrés

Este es uno de los mayores culpables de la pérdida de cabello. El estrés puede hacer que el cabello deje de crecer y cause un desprendimiento excesivo.

También puede causar una respuesta autoinmune en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca los folículos pilosos, lo que resulta en la pérdida de cabello.

Las hormonas que nuestro cuerpo libera cuando está estresado es lo que interrumpe el ciclo de crecimiento capilar

Como resultado de esta interrupción, el cabello entra en un período de descanso más largo, tardando mucho en regenerarse.

La forma en que minimices tu estrés depende de ti, ya que difiere de una persona a otra. Puedes comenzar por descansar constantemente, hacer ejercicio con frecuencia, comer sano, mantenerse hidratado y evitar fumar, las drogas y el alcohol.

Arrancarse el cabello, puede ser más serio de lo que crees

El cuidado del cabello implica buenos hábitos

El estrés no siempre se puede mitigar, pero los malos hábitos pueden serlo. Muchas de las cosas que haces rutinariamente podrían estar contribuyendo a tu pérdida de cabello.

Algunos de ellos pueden ser no lavar con shampoo los suficiente, pero también utilizarlo con demasiada frecuencia, dos veces por semana debería ser suficiente.

Por otro lado, una dieta deficiente también puede contribuir a la pérdida de cabello.

Debes consumir una dieta rica en aceites, proteínas y nutrientes para nutrir tu cuerpo y cuero cabelludo.

Por último, como se mencionó en el consejo anterior, fumar y el alcohol agravan la pérdida de cabello.

Si bien pueden parecer calmar el estrés, de hecho restringen los vasos sanguíneos, reduciendo así la circulación y el flujo sanguíneo a los folículos.

Complementa tu dieta con algo más que biotina

Hay numerosas vitaminas que puedes tomar que ayudan a que el cabello crezca más rápido y más fuerte; la biotina siempre se menciona en esta línea.

Sin embargo, una dieta rica en nutrientes y consciente de la salud cubrirá muchas de esas mismas bases.

Por ejemplo, uno de los síntomas de la deficiencia de hierro es la pérdida excesiva de cabello. Te recomendamos acudir con tu médico para un diagnóstico adecuado y puedas adquirir los suplementos que necesitas para mejorar tu salud.

Tags: