No hace falta decir que trabajar mientras se es estudiante tiene numerosas ventajas para el futuro. Puedes ampliar tu red de contactos, adquirir nuevas habilidades que destacar en tu currículum y, tal vez, mejorar tu situación económica.

Estudiar licenciaturas ejecutivas es una buena alternativa si busca trabajar mientras decida estudiar, sobre todo por las ventajas que ofrece en su carrera profesional.

Piensa con antelación con tu estudio

No querrás apresurarte a terminar tu redacción la noche anterior. Tu trabajo académico en la universidad implica un compromiso y una concentración totales. Por lo tanto, establecer prioridades y hacer planes son tus mejores defensas contra los plazos que se te escapan.

Conoce tus limitaciones

No te preocupes; asumir más trabajo del que puedes manejar es bastante típico. Pregúntate cuánto trabajo puedo soportar. Vuelve a priorizar y elige lo que hay que hacer primero.

Sé prudente con tu tiempo al usarlo para tu estudio

Debes asegurarte de que el tiempo que dedicas al aprendizaje es un tiempo bien empleado si esperas compaginar con éxito el trabajo y los estudios. ¡Sé exitoso! Para mantenerte concentrado y evitar la procrastinación, intercala tus sesiones de estudio con breves momentos de descanso.

Desconéctate de las redes sociales y prepara algo de comer. Terminarás tu trabajo universitario más rápidamente si eliminas las distracciones y empleas incentivos.

Mantente en contacto con tu empleador

Si decides trabajar mientras estudias, es fundamental que mantengas una relación laboral positiva con tu jefe. Informa a todos de cómo llevas las cosas de forma honesta y transparente. Las exigencias de la universidad ya son bastante elevadas, así que sé sincero sobre tu disponibilidad y expresa cualquier preocupación que puedas tener.

Duerme bien y da prioridad a tu salud antes del estudio y el trabajo

El truco está en mantenerte bien física y psicológicamente. Recuerda que aún te estás desarrollando y que debes prestar especial atención a tu salud. Intenta dormir al menos entre 7 y 8 horas por noche. Tu sistema inmunológico se verá reforzado, tu memoria mejorará y podrás manejar el estrés mucho mejor como resultado.

Descubre a continuación: Útiles para el próximo regreso a clases