Los refrigeradores son un electrodoméstico de cocina vital puede durar más de lo que crees, pero no estará disponible para siempre. Aprende cómo prolongar su vida útil y descubre cuándo es el momento de comprar uno nuevo.

La compra de refrigeradores no es económica. Debes tener mucho cuidado al decidir si es hora de reemplazar un refrigerador. Uno nuevo puede costarte entre $5,000 y $30,000, según las selecciones disponibles. Además que debes considerar la instalación.

Siempre es importante planificar con anticipación los electrodomésticos nuevos. Entonces, si su refrigerador muestra signos evidentes de falla inminente, es importante comenzar a pensar en reemplazarlo.

¿Cuánto dura la vida útil de los refrigeradores? 

La expectativa de vida de un refrigerador es de 10 a 15 años. Los refrigeradores promedio con un congelador en la parte inferior o superior pueden funcionar durante 13-15 años. Todo esto varía según el modelo, así que no confíes solo en su antigüedad para determinar si está listo para comprar uno nuevo.

En cambio, confía en las condiciones de funcionamiento de tu refrigerador como indicador. Sus componentes individuales comienzan a deteriorarse, lo que aumenta el riesgo de mal funcionamiento, desde ruidos molestos hasta una acumulación excesiva de escarcha en el congelador. Los refrigeradores también pueden comenzar a perder eficiencia de enfriamiento y hacer que sus facturas de servicios públicos aumenten.

Compra de un refrigerador

Señales de que es hora de reemplazar el refrigerador

  • La superficie exterior trasera está generando una cantidad excesiva de calor.
  • Los alimentos se echan a perder prematuramente incluso cuando configuras correctamente el control de ajuste de temperatura en un ajuste seguro para alimentos de 5°C o menos.
  • Con frecuencia ves “hielito” dentro del refrigerador, pero las juntas de la puerta del refrigerador están en buenas condiciones.
  • El frigorífico zumba fuerte incluso después de desenchufarlo y volverlo a enchufar.
  • Tu refrigerador es completamente silencioso cuando está enchufado (se espera un suave zumbido), pero no hay evidencia en el panel eléctrico que sugiera que el disyuntor del refrigerador se volteó.
  • Con frecuencia notas que los alimentos congelados que saca del congelador están cubiertos regularmente por una gruesa capa de escarcha.
  • Los recibos de luz se están disparando misteriosamente a pesar de no hacer cambios en el uso de sus electrodomésticos. Si este es el caso, un monitor de uso de energía enchufado entre el refrigerador y el tomacorriente del refrigerador indicará que el refrigerador está consumiendo más vatios que en el pasado. Podría ser hora de un modelo más eficiente energéticamente.
Tags: