Elegir muebles para el hogar puede ser muy divertido y también una especie de pesadilla. Puede ser difícil encontrar piezas útiles y cómodas que reflejen su estilo personal y se combinen para crear un interior coherente. También es probable que no desee tirar todo, y eso genera la pregunta de qué piezas guardar, retapizar o modificar de otro modo para que se adapten al aspecto de su habitación. En resumen, elegir muebles requiere considerar una serie de factores prácticos y estéticos.

Mobiliario y su función

El primer factor para decidir si un mueble se queda o se va es su función. Pregúntese qué muebles se necesitan: las diferentes actividades que se llevan a cabo en una habitación en particular requieren muebles específicos (camas para dormitorios, asientos para una sala de estar, etc.). Considere a cada persona en su hogar: ¿a una persona le encanta un sillón acogedor? ¿Necesita almacenamiento adicional para todos los juguetes de sus hijos? Después de pensar en esas preguntas básicas, preste especial atención a los siguientes aspectos.

El mobiliario básico para cada habitación Cada habitación o espacio de la casa tiene usos específicos y por tanto necesita muebles específicos. Estos espacios se organizan en función de sus actividades: el comedor para comer, el salón para descansar o como lugar de encuentro, el dormitorio para dormir, etc. Si está comenzando a hacer su lista de muebles, comience por decidir qué tipo de muebles necesita según la habitación y piense en alternativas. Por ejemplo, puede optar por mesitas de noche en su área de dormir o tomar una ruta diferente. Es posible que desee ocultar el televisor o no querer uno en su dormitorio o desear un área de lectura con un asiento acogedor y buena iluminación. Por supuesto, todo también está sujeto a los pies cuadrados que tenga en cada habitación