Durante la temporada de ofertas es normal querer estar de aquí para allá; aprovechando los buenos precios y la oportunidad de conseguir los artículos que deseas. Tanto si decides ir a los centros comerciales o comprar en línea, necesitará más que anuncios y cupones para sobrevivir al Buen Fin. La clave radica en comenzar el día con un buen desayuno, además de comer suficientes refrigerios saludables para mantenerte fuerte durante todo el día.

Si alguna vez has decidido comprar en el Buen Fin; sabes perfectamente que las tiendas lucen llenas de gente, vacías de productos y que cada persona parece tener un nivel de estrés muy elevado; debido a la búsqueda constante de rebajas o de productos que necesitan. Muchas veces no hay tiempo para comer y si quieres algo en la zona de comida rápida tendrás que hacer fila por muchas horas.

Comencemos por el desayuno

Ingerir un desayuno con bastante proteína es lo indicado para mantenernos alerta y con energía.  Mezclar algún tipo de carne como pavo o jamón, con huevos y queso para un delicioso omelette. Un sándwich también es una excelente opción para obtener el máximo impulso de proteínas.

Trate de eliminar los cereales y pasteles procesados ​​para evitar una caída de carbohidratos y picos de azúcar en la sangre durante el día. Un desayuno equilibrado te ayudará a resistir la tentación de ir a la zona de comida cuando comiences a tener hambre.

Mantente bien hidratado durate todo el Buen Fin

Evita tomar café muy azucarado y bebe mucha agua durante todo el día para mantener las articulaciones sueltas y los dolores de cabeza controlados. Asegúrate de llevar una botella de agua, para evitar que la deshidratación y el cansancio te detengan durante tus compras.

Lleva snacks para comer durante tus compras del Buen Fin

Comer mucha fibra te mantendrá lleno y con energía, asegurando que necesites menos alimentos durante el día. Lleva contigo bocadillos secos como barras energéticas; de esta manera el hambre no te tomará desprevenido cuando tu estómago comience a gruñir mientras esperas en la fila de la caja. Lo recomendable es cargar con: barritas energéticas o de proteína, snacks de manzana y queso o una mezcla de bocadillos dulces y salados; preparados con pretzels, galletas saladas, cereales, arándanos secos, semillas de calabaza, nueces, chispas de chocolate o palomitas de maíz.  

Ten en mente que para sobrevivir al Buen Fin necesitas comer un desayuno equilibrado antes de ir al centro comercial, mantenerte bien hidratado durante todo el día y reabastecerte de refrigerios mientras luchas por los productos que deseas.