¿Buscas proteger tu costoso y delicado equipo electrónico? Además de la protección contra sobretensiones, un acondicionador de voltaje protege los componentes electrónicos de los sistemas de cine en casa y de audio. Junto con todos aquellosn dispositivos que se usan en una oficina.

¿Cuál es la diferencia entre un protector contra sobretensiones y un acondicionador de voltaje?

Los picos de voltaje se pueden frustrar con la ayuda de un supresor de picos. Las sobretensiones y variaciones por sí solas pueden dañar algunos dispositivos electrónicos que son más sensibles que otros. Las fluctuaciones de voltaje, la interferencia de radiofrecuencia (RFI) y la interferencia electromagnética (EMI). Pueden degradar la calidad del sonido y la imagen del equipo de audio, entretenimiento y oficina.

Un acondicionador de voltaje es un intermediario que reduce las fluctuaciones de voltaje, así como las interferencias de radio y electromagnéticas, que pueden dañar su sistema. Los protectores contra sobretensiones, las fuentes de alimentación ininterrumpida y estos dispositivos, que se utilizaron por primera vez en entornos industriales o de investigación, salieron a la luz junto con otros dispositivos electrónicos domésticos.

Los beneficios del acondicionamiento de energía incluyen:

Protección de la tecnología

Los picos de voltaje a través de líneas eléctricas, líneas telefónicas, entradas de TV coaxiales y conexiones LAN pueden causar la degradación o falla del sistema si no están debidamente protegidos.

Reducción de ruido es el objetivo principal

El ruido eléctrico puede ser generado por una variedad de fuentes, como: estaciones de radio y televisión, teléfonos celulares, motores e incluso electrodomésticos de alta corriente como lo son las aspiradoras y refrigeradores.

Corrección de comportamiento errático

Principalmente de elementos que funcionan como distorsiones en voltaje y que transforman la forma de onda.

¿Cuál es el precio promedio de un acondicionador de energía?

Los dispositivos de acondicionamiento de energía pueden costar desde $ 80 hasta $ 3,000 según el tipo, las opciones y la calidad del dispositivo. Afortunadamente, incluso el equipo más básico puede marcar una gran diferencia.

Para elegir un acondicionador de voltaje, se debe considerar el hecho de que son parte integral o están separados de la protección contra sobretensiones. Es fundamental que tomemos la decisión correcta para el trabajo en cuestión porque es esencial para su utilidad final.