Una de las partes más importantes de tener un Xbox es mantener la consola limpia, especialmente si queremos evitar daños por la acumulación de polvo.

Para limpiar el exterior de tu Xbox, lo recomendable es usar un paño de microfibra para eliminar huellas dactilares, suciedad y otras manchas. Esto también debería eliminar gran parte del polvo que a menudo se acumula sobre los dispositivos electrónicos, especialmente los almacenados en gabinetes o debajo de los soportes de los televisores.

Además de la apariencia exterior, es posible notar que el ventilador de la consola hace ruido adicional después de muchas horas de uso. Para algunos, esta operación ruidosa da como resultado que la experiencia de juego sea lenta o que existan diversos problemas.

De hecho, Microsoft no recomienda abrir la consola y menciona que lo mejor es buscar asistencia profesional para cualquier reparación interna, también advierte contra el uso de cualquier tipo de limpiador líquido, ya que incluso un uso cuidadoso puede provocar daños por humedad en el sistema de ventilación de la consola.

Cómo limpiar correctamente tu Xbox

1.  Para empezar desenchufa tu Xbox.

2. Comienza usando un paño de microfibra para limpiar todo el exterior. Suelen ser los mismos que los paños para lentes que se utilizan para los anteojos. Otras versiones para la limpieza se denominan paños para el polvo.

3. Utiliza el paño para limpiar con cuidado el exterior de la consola, incluida la parte superior, inferior, frontal, posterior y laterales del dispositivo. La limpieza de rutina evitará la acumulación de mucho polvo, que puede requerir varios paños para limpiar completamente su dispositivo. Utilice movimientos circulares para borrar las huellas dactilares o las manchas en las partes de plástico del dispositivo, incluidas la parte frontal y superior.

4. Después de limpiar el exterior del Xbox, usar una lata de aire comprimido para eliminar con cuidado cualquier acumulación de polvo adicional dentro de los puertos. Independientemente del tipo que se utilice, asegurarnos de que sean ráfagas cortas para eliminar la acumulación en los puertos traseros y las rejillas de ventilación.

Tener un Xbox asegura un nivel diferente de entretenimiento, con juegos increíbles para todo tipo de gustos y personas; sin embargo, es importante cuidar el equipo para que nuestra consola nos dure por muchos años. Así que manos a la obra y pulgares listos para una buena tarde de videojuegos.