Es muy común que en la casa surjan algunos desperfectos que requieran reparaciones, pero en muchas ocasiones nuestra inexperiencia nos lleva a contratar a personal experto para arreglar los desperfectos. Y no es que sea malo, pero esto significa asumir algunos costos para los que probablemente no estabas preparado y podrías usar ese dinero para muchas cosas más si supieras solucionar algunos desperfectos tú solo.

Aquí te decimos cuáles reparaciones puedes aprender a hacer muy fácilmente y volverte más hábil con las herramientas que seguramente tienes arrumbadas en casa.

reparaciones para hacer tu mismo

Reparaciones que puedes hacer en casa

Desatascar el fregadero

Es normal llamar a un plomero para desatascar la tubería. Para lo puedes hacer muy fácil usando un método casero. Necesitarás media taza de vinagre y media caja de bicarbonato de sodio. Vierte los dos ingredientes a la vez por el desagüe del fregadero y coloca rápidamente el tapón. Espera 30 minutos, destápalo y vierte agua hirviendo.

Si este truco no funciona, siempre puedes probar con un desatascador que venden en el supermercado en el área de limpieza o desenroscar la tubería de debajo del fregadero (habiendo cerrado antes la llave del agua) para buscar el atasco.

Cómo arreglar un enchufe

Aunque para la mayoría de las reparaciones eléctricas deberás llamar a un especialista, cambiar o arreglar un enchufe es bastante sencillo. Antes que nada es muy importante que desconectes la electricidad de toda la casa para evitar sustos. Después retira la parte frontal del enchufe con un desarmador y desconecta los dos cables que están colocados a los tornillos de la parte trasera del enchufe. Finalmente sólo tendrás que colocarlos en la nueva tomacorriente.

Así de sencillo es, pero por increíble que parezca, mucha gente no sabe cómo hacerlo.

Cómo arreglar un grifo que gotea

Antes de empezar a arreglar un grifo que gotea cierra la llave de paso del agua para evitar cualquier escape. Después ábrelo para que salga toda el agua que quedaba en la tubería. Una vez hecho esto empieza a desmontarlo buscando el tornillo del grifo y sacándolo todo junto y ten cuidado de no perder ninguna de las piezas que están debajo del tornillo.

Cuando tengas fuera todas las piezas revisa que todos los tornillos y demás elementos están bien ajustados. En el caso de los grifos monomandos (típicos de las cocinas) los tornillos de sujeción inferiores suelen aflojarse con los usos, provocando el temido goteo.

Fíjate en la parte inferior del grifo para asegurarte de que ninguna pieza está rota y revisa el estado de la goma del mismo, la cual se suele deteriorar con el tiempo. Si se trata de una pieza que está rota, cámbiala por el repuesto necesario con una pequeña llave inglesa.

A veces puede pasar que las piezas del grifo que gotea estén sucias por los minerales que se acumulan con el paso de los años. Para limpiarlas déjalas durante unas horas en una solución de cloro.

Como verás, es muy fácil solucionar algunos desperfectos del hogar por ti mismo. Próximamente estaremos compartiendo más consejos.

Te puede interesar: cocinar para aliviar el estrés