La pasta con chile de Calabria es una versión picante de tu salsa de tomate favorita. Estos pimientos picantes y ahumados del sur de Italia son increíblemente versátiles y contienen la cantidad justa de picante sin ser abrumadores. 

En esta receta combinamos los chiles con tomates secados al sol y tomates enlatados para elevar una salsa de despensa fácil. Mezcla la salsa de chile de Calabria con tu pasta favorita, luego rocía con queso rallado para una cena satisfactoria cualquier día de la semana. 

Consejo: ¿No sabes hacer el super a tu casa? Ahora puedes acceder a las diferentes plataformas o aplicaciones para pedir la alacena del mes o los ingredientes que necesitas para las comidas que tengas planeadas. 

Sirve esta pasta sola para una cena vegetariana fácil, o junto con pollo a la parrilla y una ensalada crujiente. Haz de esta tu receta para las comidas de último minuto o protagonice tu próxima cita.

Ingredientes para preparar pasta con chile de Calabria 

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 cebolla mediana , cortada en cubitos
  • 2 cucharaditas de sal kosher
  • 1/4 taza de tomates secos en aceite
  • 3 cucharadas de pasta de chile de Calabria
  • 1 lata (28 onzas) de tomates pelados
  • 1 cucharada de orégano seco
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 1 libra de fusilli de largo
  • 1/4 taza de queso parmesano

Pasos para hacerlo

Reúne los ingredientes. Calienta el aceite de oliva en una olla grande a fuego medio-alto. Agrega la cebolla y la sal; cocina revolviendo, hasta que la cebolla se ablande, aproximadamente 5 minutos.

Pica en trozos grandes los tomates cherry secados al sol y luego añádelos a la olla. Agrega la pasta de chile de Calabria y cocina de 1 a 2 minutos para ablandar.

Agrega la lata de tomates pelados, partiendo los tomates con el dorso de una cuchara de madera. Quieres algunos trozos ásperos de tomate, así que no los rompas por completo.

Agrega el orégano seco y el jugo de limón; deja hervir a fuego lento durante 5 a 6 minutos, revolviendo ocasionalmente.

Mientras la salsa hierve a fuego lento, cocina la pasta en agua con sal de acuerdo con las instrucciones del paquete hasta que esté al dente. Reserva 1/4 de agua de cocción de la pasta, luego escurre la pasta. Deja el agua reservada a un lado.

Agrega la mantequilla a la salsa junto con la pasta cocida. Continúa cocinando a fuego medio-bajo, revolviendo hasta que la pasta esté cubierta de salsa.

Agrega 1 cucharada del agua de pasta reservada a la vez hasta que alcance la consistencia de salsa deseada. Agrega aproximadamente la mitad del queso parmesano.

Prueba la salsa y ajusta el condimento con sal y pimienta, si es necesario. Cubre la pasta de chile de Calabria con más queso parmesano, si lo deseas, y sirve de inmediato.

Te recomendamos leer: LOS MEJORES ALIMENTOS PARA EL DESAYUNO.