Elegir un regulador de voltaje no break que sea duradero, accesible y que funcione con la infraestructura de energía con la que contamos puede ser un esfuerzo abrumador. Hay tantos tipos diferentes de fuentes de alimentación disponibles y muchas especificaciones técnicas, que hay detalles importantes que se pueden pasar por alto. Una de las decisiones más importantes que deberás tomar al elegir una fuente de alimentación ininterrumpida es si elegir un modelo estándar o un no break industrial.

¿En qué consisten los sistemas no break industrial?

Un sistema no break industrial, a veces conocidos como sistemas UPS ambientales o WIMES, son más duraderos que sus contrapartes comerciales. Están diseñados específicamente para su uso en entornos de alta intensidad y alto impacto; y en entornos donde la pérdida de energía puede tener un impacto considerable en la seguridad física de las personas, de las estructuras y edificios.

El funcionamiento de un sistema no break industrial está diseñado para funcionar bien en temperaturas entre 15 y 55 grados centígrados. Además de trabajar de buena manera en niveles de humedad de 10 a 95 % y en áreas con mucho polvo o con contaminantes en el aire. También duran mucho más que los sistemas comerciales; con una vida útil de diseño promedio de más de 20 años, y ofrecen soporte de batería de 60 a 480 minutos (1 a 8 horas); por lo que pueden sobrevivir cortes de energía más importantes sin ninguna interrupción a la infraestructura.

¿Conviene utilizar un sistema industrial?

Gracias a sus características, un regulador no break industrial, soporta condiciones adversas que pueden reducir considerablemente la vida útil de un UPS estándar. Por lo que es tan importante para las organizaciones cuya infraestructura de energía estará luchando contra los elementos para tener un entorno industrial o ambiental. Por lo que un generador de este tipo es el ideal para una infraestructura de una oficina o una planta.