Como padre de mascotas y sus necesidades, probablemente te hayas preguntado en algún momento cómo evitar que un perro ladre. Afortunadamente, existen varias formas de entrenar con éxito a tu perro para que no ladre.

Antes de empezar a educar a tus mascotas

Antes de comenzar, es importante tener en cuenta que se necesitará tiempo y dedicación para revertir el comportamiento de manera efectiva.

Factor clave cuando tienes clases de educación para tus mascotas

Al igual que con cualquier sesión de adiestramiento de perros, asegúrese de ser positivo y alentador cuando trabaje con ellos.

¿Por qué ladran los perros?

Para comenzar, querrás establecer qué está causando que tu cachorro ladre en primer lugar. Hay una variedad de razones por las que su perro puede estar ladrando:

  • Como alerta: ven o sienten algo que es nuevo para ellos.
  • Como una forma de mostrar emoción: ven a un amigo o están jugando felices con otro cachorro.
  • Como mecanismo de defensa: algo los hace sentir ansiosos o temerosos.
  • Como una forma de llamar tu atención.
  • Como una forma de divertirse, generalmente para aliviar el aburrimiento.

Cómo entrenar a un perro para que no ladre mediante un entrenamiento positivo

Para detener con éxito los ladridos de los perros, deberá definir y entrenar un comportamiento positivo alternativo.

Esto debe incluir técnicas que funcionen para hacer que el adiestramiento de perros sea una actividad para ellos:

  • Agradable
  • Gratificante

Similitudes de la educación en padres humanos y de perros

Al igual que sus padres humanos, los perros prosperan con el refuerzo positivo y repetirán comportamientos que les brinden resultados deseables, y eso incluye ladrar.

Causas de ladrido en tus mascotas

Recuerde, siempre hay una razón por la que su perro ladra. Determinar la causa es vital para controlar su comportamiento, por ejemplo:

  • Su perro podría comenzar a ladrar cada vez que escuche el timbre de su puerta.
  • Cuando esto suceda, comience agradeciéndoles por alertarlo sobre el nuevo visitante, luego redirigirlos a otro comportamiento, como el comando “siéntese”.