No es necesario reservar un día completo para la limpieza de tus muebles, ropa y pisos. Hay unos pequeños trucos que te permitirán tener tu casa como de revista de decoración de interiores sin invertir mucho tiempo. Aquí nuestros mejores trucos.

Hacks para que la limpieza de la casa no sea tan cansada

Tienes que tener una rutina

Eso significa limpiar la casa en el mismo orden cada vez: trabajar una habitación a la vez, comenzar y terminar en el mismo lugar en una habitación para que no pierdas el tiempo corriendo de un lado a otro.

Para reducir el tiempo, debes ser constante. Haces lo mismo cada vez que limpias, por lo que es una rutina. La rutina es el método, y esa es una manera inherentemente mejor de limpiar porque la velocidad proviene del método en lugar de apurarse. Realmente puedes limpiar tu casa en la mitad del tiempo. No es un truco.

Limpiar de arriba a abajo y de izquierda a derecha

No inicies una habitación limpiando la mesa de café, luego limpies las persianas y veas cómo el polvo de las persianas cubre su mesa de café recién limpia. Hay que empezar en la parte superior de la habitación, como quitar el polvo de un ventilador de techo, y trabajar hasta el piso para eliminar el trabajo redundante.

Del mismo modo, limpiar de izquierda a derecha asegura que cubra toda la habitación en lugar de ir de un lugar a otro.

Te puede interesar: acaba con el mal olor del baño fácilmente

Ten las herramientas adecuadas a la mano

Tener todas las herramientas y productos de limpieza que necesitas significa que no perderás el tiempo yendo y viniendo hacia el gabinete debajo del fregadero. Usa de preferencia un delantal, o incluso un cinturón de herramientas de carpintero, y llena los bolsillos con tus aditamentos de limpieza. Esto puede resultar difícil con varias botellas grandes de limpiador, pero no necesitas botellas grandes; vierte los limpiadores en botellas rociadoras pequeñas que sean fáciles de transportar. También puedes colocar tus suministros en un carrito o un cubo para mantenerte organizado y ahorrar tiempo.

Prevén problemas mayores

La mejor manera de mantener una casa limpia es detener algunos problemas antes de que comiencen. Por ejemplo, vierte de vez en cuando un poco de agua caliente en el fregadero para evitar que se tape con grasa y suciedad acumulada más adelante. Lo cual te costará más tiempo y esfuerzo a que si hubieras hecho un mantenimiento sencillo.

Limpia con regularidad

Si realmente deseas reducir el tiempo de limpieza, necesitas limpiar con más frecuencia. Una vez que hayas limpiado profundamente tu casa, dale una revisión cada dos semanas. Hará que el lugar luzca agradable y evitarás el largo y agonizante trabajo de hacer varios meses de limpieza a la vez.