Cuando los propietarios compran muebles nuevos, generalmente solo consideran dos factores al tomar su decisión final: el precio y el diseño. Aunque estos son importantes, no son los únicos factores que los propietarios deben considerar al decidir cómo amueblar un espacio. Muchas personas desconocen cuáles son estos otros factores que deben considerar y terminan comprando muebles que no se ajustan a sus hogares.

Si tiene dificultades para encontrar los muebles perfectos para su sala de estar, dormitorio o cualquier otro espacio de su hogar, siga nuestros tres sencillos consejos sobre cómo elegir los muebles adecuados para crear un espacio cohesivo y cómodo.

1. Elija un tema apropiado

Antes de comenzar a buscar muebles específicos, lo primero que debe hacer es elegir un tema apropiado. En lugar de abordar cada habitación individual de su hogar por separado, debe elegir un estilo de diseño y aplicarlo a cada habitación de la casa para crear un diseño cohesivo. Al elegir un tema, le resultará mucho más fácil elegir muebles que se complementen entre sí. Debe asegurarse de que todos los muebles de su hogar se complementen entre sí, y elegir un tema central es la forma más fácil de hacerlo.

Hay una variedad de estilos de diseño entre los que puede elegir. Por ejemplo, un tema contemporáneo incluye muebles metálicos y angulares. Por otro lado, un estilo casual incluirá muebles que desprendan un aire acogedor y naturalista con accesorios sencillos incorporados. El estilo estético que elija depende de usted, pero es importante asegurarse de que su espacio sea consistente entre las habitaciones, ya que le facilita la elección de piezas que se complementan entre sí.

2. Preste atención a los textiles y las texturas Una vez que haya elegido un estilo de diseño general y comience a comprar muebles, lo siguiente que debe considerar es de qué está hecho cada mueble. Los textiles y las texturas de un sofá, silla o juego de dormitorio son un factor extremadamente importante que todo propietario debe considerar. Esto se debe a que ciertos textiles y texturas duran más que otros. Por ejemplo, los muebles hechos de nailon, olefina y poliéster tienden a durar más que los muebles hechos de algodón, lino y lana. Comprar muebles que duren el mayor tiempo posible debe ser su prioridad número uno al elegir muebles, dado lo caras que pueden ser algunas piezas. Los textiles y las texturas son un gran indicador de cuánto durarán sus muebles.