Las frutas y verduras saben muy bien y agregan mucha variedad y nutrientes importantes a las comidas y refrigerios. Utiliza estos consejos de compra en la tienda de comestibles, el mercado de agricultores o el puesto de productos agrícolas.

Elige las verduras con cuidado

Consejo rápido: La despensa ya no tiene que volver a ser igual! Con ayuda de algunos de los servicios a domicilio a través de alguna app puedes llevar tu alacena hasta la puerta de tu casa en poco tiempo.

Evita las frutas y verduras con cortes, magulladuras, agujeros de insectos, moho o descomposición. Al mismo tiempo, la fruta no necesita ser “perfecta” para tener un sabor maravilloso. Todas las formas y tamaños son excelentes frutas y verduras.

En pleno invierno, puedes conseguir duraznos de Perú, pero son caros y han viajado durante semanas cuando los compras. Los productos frescos son mejores cuando se compran en temporada y localmente para obtener el máximo sabor y nutrición. 

La investigación ha demostrado que si están congeladas son tan nutritivas como las verduras frescas y tienen menos desperdicio.

Ten cuidado al comprar frutas o verduras enlatadas. Las frutas y verduras enlatadas también son nutritivas, pero a menudo se les agrega sal y jarabe de maíz, y los nutrientes pueden perderse en el líquido de la lata. Evita los que tengan jarabe de maíz y sal añadidos.

La fruta está ampliamente disponible durante todo el año, pero la madurez es la clave.

Cuando una fruta está madura se ablanda y generalmente cambia de color. Los almidones se convierten en azúcar, aunque las calorías siguen siendo las mismas. El proceso de maduración depende de la fruta. 

Los melones y los cítricos (por ejemplo, naranjas y pomelos) no se volverán más dulces una vez recogidos. Los duraznos y los plátanos cambian de color y se vuelven más dulces. Algunas frutas se recogen antes de que estén maduras porque se magullan fácilmente durante el envío (por ejemplo: peras y plátanos). 

Compra verduras frescas con frecuencia y úsalas lo antes posible

Selecciona las que estén crujientes y coloridas, no blandas y que empiecen a dorarse. Para obtener el máximo ahorro, selecciona verduras de temporada. Limpialas y córtalas tú mismo. 

Preparalas con anticipación y guárdalas en el refrigerador para que la cena sea rápida y conveniente. Si la conveniencia es muy importante para ti, busca algunas de las verduras pre lavadas y cortadas en su sección de productos. 

Además de las bolsas de ensalada, encontrarás cebollas y pimientos picados, zanahorias ralladas y repollo para ensalada y verduras salteadas listas para cocinar.

Compra frutas y verduras congeladas sin azúcar y sin salsas añadidas

Mantenlas congeladas hasta que estén listas para usar. Úsalas dentro de los 6 meses posteriores a la compra. Las frutas y verduras congeladas son útiles para agregar comidas rápidas y fáciles.

Te recomendamos leer: LAS 5 FRUTAS MÁS SALUDABLES.