¿Quién dijo que una alimentación saludable debe ser aburrida? En realidad, comer alimentos deliciosos, frescos y enteros puede ayudarte a tener tu peso ideal. Comer sano es un componente importante para vivir una vida larga y saludable. 

Cualquier dieta saludable también permite un poco de indulgencia. Aunque cambiar tu estilo de vida puede ser un desafío. Considera estas ideas sobre nutrición y cocina para ayudarte a iniciar un nuevo hábito de alimentación sana.

Cuando estés considerando cambiar tus hábitos alimenticios, hay algunas cosas que debes incorporar para incorporar a tu dieta. Primero, las frutas y verduras enteras son una parte importante de cualquier estilo de vida saludable. 

Están llenas de vitaminas, antioxidantes y nutrientes que te ayudan a perder peso, a retrasar el envejecimiento y te darán mucha energía. Además, hay mucha variedad. Comienza lentamente con algunas frutas y verduras que conozcas y te encanten.

Gradualmente trabaja para incorporar otras nuevas. Evitarás que te aburra y te ayudará a obtener diferentes vitaminas y nutrientes. Luego trabaja para sustituir las fuentes de proteínas grasas con carne magra, pescado o frijoles. 

La proteína es clave porque te mantiene lleno y saciado y puede ser una excelente manera de obtener zinc y omega-3 en tu dieta. Evitar los alimentos excesivamente procesados ​​también te ayudará a perder peso.

La importancia de las porciones

Una de las cosas más importantes para recordar es el control de porciones. No importa qué tanta comida saludable estés ingiriendo, si estás comiendo demasiado, tendrás dificultades para mantener un peso saludable. 

La buena noticia es que no hay necesidad de volverse loco midiendo y obsesionándose con todo lo que pasa del plato a la boca. Echa un vistazo a tu plato. Primero asegúrate de que sea de hecho un plato, el tamaño de los platos ha aumentado haciendo que controlar tus porciones sea más difícil. 

Busca que la mitad de tu plato esté lleno de verduras, una cuarta parte llena de proteínas y una cuarta parte de carbohidratos.

No te preocupes qué hacer con todos estos nuevos ingredientes.  Hay miles de recetas de comida saludable que puedes probar. Ensaladas, sándwiches, sopas e incluso postres.

Empieza buscando recetas fáciles de seguir. Estas recetas aumentarán tu confianza en la cocina y con suerte te inspirarán a crear nuevos platillos.

Sin embargo, no te preocupes por comer fuera. Salir a cenar o almorzar no debería ser estresante ni hacer que aumentes de peso. Al incorporar algunos de estos consejos saludables y al comer la porción del tamaño correcto, puedes asegurar una alimentación sana.